Lentejas con boniato y Calabizo

Si algo nos gusta en esta casa son los pucheros, en realidad da igual que época del año sea, obviamente en invierno sientan mejor, son confortables y deliciosos.

Además de sentarnos genial, también son nutricionalmente perfectos, nos aportan una buena dosis de proteína al tomar legumbres y también aprovechamos para meterle muchas verduras, ¡dentro de un puchero cabe casi de todo!

Muchas veces me preguntáis si no echo de menos algunos sabores al tomar sólo alimentos de origen vegetal y la verdad es que no, quizá hace unos años no había variedad, pero hoy en día, hasta mis vecinas de Calabizo han sacado un embutido vegetal para quitarse el sombrero.

El Calabizo está rico, queda impresionante en guisos, tortillas, croquetas, bocatas,…además de nacer de una empresa pequeña, fundada por mujeres y un producto hecho de manera artesanal, ya sabes que siento debilidad por este tipo de productos, y por supuesto puedes encontrarlos en Gadis.

Vamos con la receta, prometo que es de 10.

Ingredientes:

1 puerro

1 boniato mediano

400 g de lenteja pardina

200 ml de tomate natural triturado

2 Calabizos(dulces o picantes, los que prefieras!)

Aceite de oliva, pimentón dulce de la Vera y Sal

Preparación:

1.-Pon a remojo las lentejas el día anterior, al menos 8 horas cubiertas con agua.

2.-Comienza el potaje con un buen sofrito de puerro, picalo finito y rehógalo unos minutos hasta que comience a dorarse ligeramente, mientras tanto, pela y pica el boniato en cuadrados pequeños y añádelo a la olla con una pizca de sal, deja que se cocine a fuego medio, removiendo de vez en cuando, 10 minutos.

3.-Pasado este tiempo, añade las lentejas escurridas y lavadas y un litro de agua aproximadamente(el agua tiene que cubrir bien las lentejas), una pizca de sal y el tomate triturado, deja que se cocine a fuego medio unos 40 minutos.

5.-Cinco minutos antes de que finalice su cocción retira la piel del Calabizo, y córtalo en rodajas, saltéalo un par de minutos a fuego medio con un chorrito de aceite y viértelo en la olla de las lentejas, rectifica el punto de sal y sirve caliente.

Si te ha gustado la receta puedes ayudarme a difundirla compartiéndola en tus redes sociales.

Un millón de gracias por leerme 🙂

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: